No fue hasta 1498, en el tercer viaje al Nuevo Mundo, cuando Cristóbal Colón, con una embarcación llegó a las playas de una isla de la costa venezolana, la isla Cubagua (actualmente Isla Margarita). Era una pequeña playa, con actividad de pescadores, ante la curiosidad de su trabajo, mandó a los marineros en barcas para acercarse a los nativos, y comprar algo de pescado, y se quedaron asombrados al ver una mujer con un gran collar de perlas. Como era sabido el funcionamiento del trueque, cambiaron un plato artesanal de Málaga, por unos hilos de perlas blancas y muy grandes. Cuando regresaron a la nave, el almirante se sorprendió al ver semejante riqueza, fruto del cambio de un plato, por lo que mandó a sus marineros con objetos útiles para los nativos, tijeras, agujas, hilos, botones, etc... Y vinieron con alijo de 48 onzas de perlas (1361 gramos). Fue entonces cuando Cristóbal Colón dijo su famosa frase "Estamos en el país más rico del mundo. Demos gracias al Señor".

Después de salir de la Isla Cubagua, Cristóbal Colón inició viaje por toda la costa venezolana, donde fue recibido con grandes vítores de los nativos, ante algo que no habían visto nunca. Para ellos eran unos personajes curiosos que llevaban raras vestimentas, armas, grandes naves, etc....de igual forma ocurrió con los nuestros, se quedaron estupefactos al descubrir que casi todos ellos portaban cuentas de perlas, de considerable tamaño, y ante la pregunta de donde las habían conseguido, todos señalaban a las islas.

De la costa de Venezuela se dirigió al Cabo de la Vela, y luego a Santo Domingo. Con tanto viaje y descubrimiento no informó al Rey de España del hallazgo de las perlas, no sabemos si intencionadamente, por lo que este mandó buscar a Cristóbal para traerlo arrestado a España.

Tras el percance del arresto, Cristóbal se prepara en 1499 para una nueva expedición , dirigida por D.Pedro Alonso NIños, Piloto Mayor de las Indias, que ya acompañó a Colón en su primer viaje dirigiendo la embarcación "Santa María". Después de un buen fructífero viaje, el capitán vuelve a Galicia con 96 libras de perlas naturales.

Había sido el primer viaje rentable para la corona española.

En 1500 tras el éxito del mercado de Perlas, se crea en la isla Cubagua un primer asentamiento para la recolección de las ostras, como es de imaginar este rentable negocio,  no tan sólo era posible con la sobreexplotación de los indígenas locales pescadores de perlas sino también con otros traidos de otras islas como las Bahamas, haciendo que este pequeño núcleo urbano se convirtiera en 1515 en "Nueva Cadiz", la primera ciudad española de Venezuela y Sudamérica, esta villa fue regentada por el gobernador de La Española, Diego Colón, hijo del descubridor. En 1526, consiguió el título de ciudad.

El ingreso de perlas para el imperio español, era equiparable al obtenido por el oro en Perú.

Las perlas recogidas de estas costas venezolanas no destacaban por su tamaño, pero sí por su cantidad. Según anotaciones de comercio entre 1513 y 1530 se recogieron 118 millones de perlas de entre los arrecifes de la isla de Cubagua.

Sevilla se convirtión en el centro del comercio de  las perlas en España.

En 1541 no sólo por causas naturales, sino también debido a la decadencia del comercio de perlas y en definitiva a una sobreexplotación se abandonó la población.

Recorrido del Tercer Viaje a las Américas.