Cuenta la historia  que Marco Antonio, amigo de César, solicitó el apoyo de Cleopatra. Ésta a cambio le exigió la ejecución de su hermana Arsinoe, de esta forma pactaron sus colaboraciones y fue en esta cita que ambos se enamoraron apasionadamente.

 

 

 

 

 

Cleopatra llevó al extremo su desmostración de amor y a pesar de tener a su país prácticamente en la ruina, apostó con su adorado amante que podía gastarse en un solo banquete 6 millones de sestercios (antigua moneda romana de plata); Marco Antonio sin dudar un momento aceptó el reto.

El día del banquete llegó y después de un excelente banquete Marco Antonio dio por ganada su apuesta. Cleopatra alegó que aquellos manjares tan sólo habían sido un "aperitivo".

En aquel momento ella tenía en propiedad las dos perlas más valiosas de la antigüedad, introdujo una de ellas en una copa de vinagre de vino. La perla, debido a su composición de carbonato de calcio cristalizado, al entrar en contacto con el vinagre ácido se disolvió. Cleopatra a continuación y ante los ojos completamente atónitos de Marco Antonio se bebió el vino.

Y fue así como esta cena pasó a ser "La Cena más Cara de la Historia".