PERLAS CULTIVADAS


Las perlas cultivadas son perlas que nacen en ostras a partir de la intervención del hombre mediante la introducción de un cuerpo extraño (bien sea un núcleo o bien un trozo de epitelio de otra ostra). Para protegerse del cuerpo extraño, la ostra genera nácar alrededor del cuerpo irritante produciendo así la perla.

A la hora de valorar una perla cultivada, las consideraciones a tener en cuenta deben ser la siguientes: forma (redondas, barrocas, aperadas), tamaño (se miden por su diámetro en milímetros), picado (limpieza en la superficie de la perla) y lustre (combinación de brillantez en la superficie y brillo interno).

PERLAS AUSTRALIANAS - PERLAS TAHITI