PERLAS CHOCOLATE


Además de las aragonita y de las proteínas que la constituyen, la perla de Tahití contiene una importante cantidad de macromoléculas producidas por la ostra durante la secreción del nácar. Estas son básicamente pigmentos proteicos como la melanina.

La melanina se encuentra en formas diversas pero sólo tiene dos que son estables:


•    La primera forma corresponde a un polímero (moléculas orgánicas formadas por varios monómeros) de color original negro que se denomina Eumelanina


•    La segunda forma corresponde a un monómero (molécula de pequeña masa molecular) de color bronce que se denomina Phaeomelanina

Estas dos formas de melanina juegan un papel determinante en la coloración definitiva de las perlas de Tahití. De esta manera podemos verlas de colores muy diversos que van del gris claro al oscuro pasando por el marrón, el azul y el verde.

El color es una impresión óptica causada por la absorción y emisión de rayos de luz por los dobles enlaces moleculares.

A través de nuestro procedimiento suprimimos algunos de estos dobles enlaces en el seno de las moléculas de melanina contenidas de forma natural en nuestras perlas de Tahití, convirtiéndose así en marrones.


De esta manera, las perlas continúan siendo naturales en el sentido que no tienen ningún aporte de colorante o tinte alguno como se da en algunos casos de procedimientos de coloración.


A través de nuestro procedimiento no añadimos nada a las perlas, sólo eliminamos algunas moléculas para que la perla reflecte de forma diferente su color, quedando su masa y su volumen intactos.