PERLA TAHITÍ

Las perlas Tahití se caracterizan por estar cultivadas en el mar (Polinesia francesa).

Son perlas con núcleo que se ha injertado junto a un trozo de epitelio de otro molusco de la misma especie. El tamaño de las perlas Tahití oscila entre los 8 y 20 mm.

La peculiaridad de las perlas de Tahití es su amplia gama de colores naturales (verdes, negros, marrones, violáceos, grises, blancos y amarillos) y un lustre magnífico en la mayoría de los casos.

Es a partir de estas perlas que se comercializaron las llamadas “perlas de chocolate”.

Partiendo de una perla Tahití como base y siguiendo un procedimiento químico riguroso, eliminamos algunas moléculas para que la perla refraccione de forma diferente su color, quedando su masa y volumen intactos. De esta manera, las perlas continúan siendo naturales en el sentido de que no tienen ningún aporte de colorante o tinte alguno, como se dan en algunos casos de procedimientos de coloración.